Mecanismos de transmisión de enfermedades presente en los roedores

Mecanismos de transmisión de enfermedades presente en los roedores a) transmisión directa (mordeduras)
b) transmisión indirecta (mecánicas, vectorial, reservorio)

Estos mecanismos de transmisión incluyen las siguientes vías:

- orina
- mordeduras
- excrementos
- extoparásitos
- pelos
- saliva
- otras secreciones

Enfermedades transmisibles al hombre y animales que tienen como participe al género Rattus

Amebiasis
Angioestrongiliasis
Angioestrongiliasis abdominal
Ántrax
Ascariasis
Baberiosis
Balantidiasis
Capilariasis hepática
Coriomeningitis linfociática
Dermatitis por ácaros
Dermatofitosis
Diarrea por campilobacterias
Difilobotriasis
Encefalitis primaveroestival rusa
Esquistosomiasis
Fiebre de lassa
Fiebre espirilar
Fiebre estreptobacilar
Fiebre hemorrágica de omsk
Fiebre equina venezolana
Fiebre hemorrágica con síndrome renal

Giardiasis

Himenolepiasis

Leishmaniasis cutánea
Leishmaniasis visceral
Leptospirosis
Melioidosis
Meningoencefalomielitis
Neumocitosis
Peste
Railletiniasis
Rickettsiosis
Salmonelosis
Tifus africano transmitido por garrapatas
Tifus americano transmitido por garrapatas
Tifus de las malezas
Tifus de Queensland transmitido por garrapata
Tifus siberiano transmitido por garrapata
Tifus murino
Toxocariasis
Toxoplasmosis
Tripanosomiasis americana
Triquinosis
Tularemia

Amebiasis

Agente etiológico: Entamoeba histolyca.

Sintomatología humana: La mayoría de las infecciones son asintomáticas pero su expresión clínica debe ser siempre considerada. De producirse, varía desde una disentería aguda y fulminante, con fiebre, escalofríos y diarrea sanguinolenta y mucoide hasta un malestar intestinal leve con diarrea y moco.

Modo de transmisión: Se transmite principalmente por el agua contaminada que contiene quistes provenientes de materia fecal de personas infectada. La propagación endémica mediante el género Rattus norvegicus es citada en la literatura disponible. Ayulo (1947) determina que el 0,1 % de los Rattus norvegicus examinados en Lima (Perú) son portadores del protozoo. Bonfante (1961), por su parte, encuentra E.h. en el 8,7% de las ratas de Cali (Colombia).

Situación epidemiológica: Enfermedad de distribución cosmopolita, favorecida por condiciones sanitarias deficiente.

Angioestrongiliasis

Agente etiológico: Angyostrongylus cantonensis.

Sintomatología humana: enfermedad del sistema nervioso central, asintomática o levemente sintomática; comúnmente se caracteriza por cefalalgia aguda, rigidez del cuello y espalda y parestesias de diverso tipo.

Modo de transmisión: por ingestión de caracoles crudos o insuficientemente cocidos. Los vegetales infectados también conforman una fuente de infección. Las ratas son los reservorios habituales.

Situación epidemiológica: La Organización Mundial de la Salud define áreas endémicas en Taiwan, Tahití, Vietnam, Tailandia, Malasia, Indonesia y Filipinas, También se ha registrado la presencia de parásito en Egipto, Madagascar y sur de Australia.

Angioestrongiliasis abdominal

Agente etiológico: Angiostrongylus costaricensis.

Sintomatología humana: el síndrome es similar al de la apendicitis, con dolores abdominales e hiperestesia en el flanco y fosa ilíaca derecha, fiebre, anorexia, vómitos, rigidez abdominal y presencia de una masa semejante a un tumor en el cuadrante inferior derecho.

Modo de transmisión: el huésped intermedio es el molusco Vaginulus plebeius; la mocosidad dejada por la babosa contiene larvas infectadas que el hombre ingiere con los alimentos. El huésped principal es Rattus rattus.

Situación epidemiológica: esta patología fue descrita primeramente en Costa Rica en el año 1967. Actualmente, su distribución abarca gran parte de Centroamérica. Aguiar y col. (1981) encuentran Rattus norvegicus infectado en Cuba.

Ántrax

Agente etiológico: Bacillus anthracis.

Sintomatología humana: enfermedad bacteriana aguda, generalmente cutánea y excepcionalmente gastrointestinal. Comienza por un prurito, seguido de lesión papular y luego vesicular. Sin tratamiento, las lesiones pueden propagarse a los ganglios linfáticos y al tejido sanguíneo, provocando septicemia.

Modo de transmisión: se contrae por contacto con animales muertos a causa de la enfermedad (bovinos, porcinos, ovinos, y equinos). Las ratas actúan como difusores mecánicos.

Situación epidemiológica: la infección humana es poco frecuente y está restringida a los trabajadores de la industria ganadera.

 

Ascariasis

Agente etiológico: Ascaris lumbricoides.

Sintomatología humana: infección aguda del intestino delgado con síntomas variables. El primer signo de infección es la presencia de helmintos en las heces. Una fuerte densidad parasitaria puede originar trastornos digestivos y nutrcionales, dolores abdominales, vómitos y trastornos en el sueño. Entre las causas de mortalidad pueden mencionarse la migración de helmintos adultos a hígado, páncreas, vesícula, apéndice y vías respiratorias superiores.

Modo de transmisión: por la ingestión de huevos infectantes procedentes de sustratos infectados. El tránsito de ratas por dichos sustratos propicia la propagación de la enfermedad. Por otra parte, estudios realizados en la ciudad de Buenos Aires (Coto,1992) han revelado la presencia de Ascaris Lumbricoides en el tracto intestinal de Rattus norvegicus, lo que permitiría afirmar que sus heces representan una vía adicional de transmisión. Otros trabajos documentan la presencia de A.l. en ratas capturadas en Buenos Aires (Rossi, 1990) y en Cali (Bonfante, 1961).

Situación epidemiológica: netamente cosmopolita, con prevalencias de hasta el 50% en poblaciones humanas.

Baberiosis

Agente etiológico: Babesia microti.

Sintomatología humana: La enfermedad se presenta con fiebre, fatiga y anemia hemolítca que puede desembocar en la muerte.

Modo de transmisión: la transmisión se produce por picadura de garrapatas de la especie Ixodes dammini. El papel de reservorios de los ratones silvestres Microtus pennsylvanicus y Peromyscus leocopus fue confirmado, mientras que el hallazgo ocasional del artrópodo en Rattus rattus hace suponer que el mismo rol pogría ser desempeñado por este último.

Situación epidemiológica: han sido notificados casos humanos en el nordeste de lo Estados Unidos.

Balantidiasis

Agente etiológico: Balantidium coli.

Sintomatología humana: caracterizada por diarreas acompañadas pot cólicos abdominales, náuseas y vómitos.

Modo de transmisión: la transmisión se produce por la ingestión de heces de huéspedes infectados (principalmente cerdos). Las ratas intervienen en la propagación mecánica de las esporas del protozooario.

Situación epidemiológica: de ocurrencia esporádica.

Capilariasis hepática

Agente etiológico: Capilariasis hepática.

Sintomatología humana: enfermedad poco común y ocasionalmente mortal. El cuadro clínico es el de una hepatitis aguda o subaguda, con eosinofilia pronunciada.

Modo de transmisión: a través de las heces de Rattus rattus y Rattus norvegicus. En estas especies se ha llegado a detectar una prevalencia de hasta el 86 %.

Situación epidemiológica: los casos humanos han sido detectados en Estados Unidos, Checoslovaquia, India, México, Hawai y en algunos puntos del continente africano.

 

Coriomeningitis linfociática

Agente etiológico: Arenavirus

Sintomatología humana: presenta una notable variedad de manifestaciones clínicas. Su inicio sintomatológico puede presentarse mediante un cuadro similar al de la influenza, por síntomas meníngeos o meningeoencefalomielíticos. Por lo general, es de evolución breve y raramente mortal.

Modo de transmisión: el virus se excreta por orina, saliva, y heces de los roedores infectados. La transmisión al hombre tiene lugar por alimentos o sustratos contaminados. Situación epidemiológica: Es una enfermedad poco común en humanos. Se han notificado brotes en Alemania y Estados Unidos.

Dermatitis por ácaros

Agente etiológico: Ornithonyssus bacoti, Ornithonyssus bursa, Ornithonyssus sylvarium.

Sintomatología humana: la enfermedad consiste en una urticaria papular con picaduras dolorosas y, a veces dermatitis alérgica. La infestación puede resultar particularmente molesta cuando se utilizan rodenticidas sin aplicación complementaria de insecticidas, lo que propicia que los ácaros, muertas las ratas, busquen huéspedes alternativos. O. sylvarium ataca al hombre en ausencia de sus huéspedes naturales; a veces causa irritación inmediata y luego eritema, edematización y prurito. O. bursa también ataca con frecuencia al hombre y causa una leve irritación de la piel.

Modo de transmisión: Rattus rattus y Rattus norvegicus son los huéspedes habituales. La infestación al hombre ocurre en áreas con alta infestación murina y durante campañas de desratización.

Situación epidemiológica: La infestación en el hombre es difícil de precisar ya que no se dispone de registros al respecto. Su distribución es cosmopolita.

Dermatofitosis

Agente etiológico: Ttrichophyton mentagrophytes.

Sintomatología humana: es una enfermedad superficial de la capa córnea de la piel o de las faneras (uñas y pelos)

Modo de transmisión: por contacto directo con el animal infectado o indirecto, a través de esporas contenidas en los pelos desprendidos de éste. Por otra parte, perros y gatos se infectan al cazar roedores, pudiendo retransmitir la enfermedad al hombre.

Situación epidemiológica: es una enfermedad muy difundida en el mundo, difícil de cuantificar por su evolución subclínica. La O.M.S. da cuenta sobre brotes epidémicos ocurridos durante la invasión de las tropas norteamericanas a Vietnam y refiere que el 25 % de las ratas capturadas en las inmediaciones de los campamentos estadounidenses se hallan infectadas por la misma cepa del hongo; prueba fehaciente de la importancia de estos roedores en la transmisión de la micosis.

Diarrea por campilobacterias

Agente etiológico: Campylobacter jejuni.

Sintomatología humana: enfermedad entérica aguda que se caracteriza por diarrea, dolores abdominales, malestar, fiebre, náuseas y vómitos. La evolución es benigna al cabo de 1 – 4 días.

Modo de transmisión: se transmite mediante la ingestión de microorganismos contenidos en agua y alimentos, o por contacto directo o indirecto con una amplia variedad de animales infectados, entre los que se encuentran Rattus norvegicus y Rattus rattus.

Situación epidemiológica: de distribución cosmopolita; Campylobacter jejuni es el responsable del 5 % de los cuadros diarreicos ocurridos en los Estados Unidos y el norte de Europa.

 

Difilobotriasis

Agente etiológico: Diphylobothrium latum.

Sintomatología humana: de manifestación intestinal, generalmente no produce síntomas o éstos son de escasa importancia.

Modo de transmisión: el hombre se infecta al comer pescados crudo o mal cocido. Se ha registrado presencia de huevos en Rattus sp. De zonas fluviales, con dieta a base de pescado de agua dulce.

Situación epidemiológica: es endémica en aquellos países que acostumbran a ingerir pescados crudos.

Encefalitis primaveroestival rusa

Agente etiológico: Flavivirus.

Sintomatología humana: semejante a los cuadros descriptos en encefalitis transmitidas por mosquitos, pero acompañados de parálisis fláccidas del arco clavículoescapular, con manifestaciones residuales.

Modo de transmisión: por picaduras de garrapatas infectadas (Ixodes ricinus e Ixodes persulcatus). Si bien no está demostrada, es probable la participación del género Rattus en la cadena epidemiológica de la enfermedad.

Situación epidemiológica: presente en gran parte del norte de Asia. Su prevalencia es mayor en aquellos núcleos humanos expuestos al contacto con garrapatas infectadas (poblaciones rurales y periurbanas).

Esquistosomiasis

Agente etiológico: Schistosoma mansoni, Schistosoma japonicum, Schistosoma haematobium, Schistosoma intercalatum, Schistosoma mekongi.

Sintomatología humana: la esquistosomiasis es una parasitosis endémica, provocada por trematodes que habitan el sistema venoso, portal o vesical, del hombre. La sintomatología no es causada por los propios parásitos, sino por la acción inflamatoria local. Las lesiones principales se encuentran en la pared del intestino; con el tiempo se extienden al hígado y producen fibrosis interlobular e hipertensión portal,ascitis y esplenomegalia. En estados avanzados puede haber lesiones pulmonares y síntomas respiratorios.

Modo de transmisión: el hombre adquiere la infección por vía cutánea al ingresar al agua contaminada que contiene los moluscos adecuados (en Sudamérica, varias especies de caracoles del género Biomphalaria) para que el parásito desarrolle su ciclo vital, siendo, el ser humano, el huésped definitivo de Schistosoma spp. y pudiendo mantener, en condiciones favorables, por sí mismo la infección.

No obstante, otras investigaciones afirman que Rattus spp. Posee un papel importante en el mantenimiento del ciclo. En el nordeste de Brasil se han encontrado varias especies de roedores, naturalmente infectadas, eliminando una gran proporción de huevos viables con sus heces. En el estado de Pernambuco, 16 de las 27 Rattus rattus examinadas estaban infectadas. Si bien no está comprobado el desempeño como reservorio, no cabe duda que su intervención como huésped temporal contribuye a la prevalencia de la parasitosis.

En la Isla de Guadalupe, un 52% de Rattus rattus y un 37% de los Rattus norvegicus examinados se mostraron positivos para S. mansoni (Combes y Delattre, 1981).

Situación epidemiológica: Se estima que en el mundo existen aproximadamente 250 millones de infectados, especialmente en Asia, Africa y, en menor proporción, en América. Schistosoma haematobium se halla en Oriente medio y Africa; Schistosoma japonicum, en China, Japón, Filipinas, Borneo y Malasia; Schistosoma intercalatum, en Africa occidental, Camerún, Zaire y Gabón; Schistosoma mekongi, en el río de Mekong, Laos y Camboya; Schistosoma mansoni, se encuentra en Africa y en América del Sur, especialmente en el nordeste brasileño, desde donde, según Ortiz (1995), la endemia se ha extendido hacia el sur abarcando los estados de San Pablo, Paraná y Rio Grande do Sul. También existen focos en Venezuela, Surinam y Centroamérica.

Fiebre de lassa

Agente etiológico: Arenavirus

Sintomatología humana: la enfermedad se manifesta luego de un período de incubación de siete días. Su aparición es gradual y consiste en fiebre, astenia, dolores musculares y cefalalgia. Es frecuente un compromiso intestinal apreciable por la presencia de vómitos, diarreas y dolores abdominales. También son comunes las faringitis, las adenopatías cervicales y la tumefacción de la cara y el cuello. En evoluciones graves persiste la fiebre alta, acompañada con deficiencias repiratorias, hemorragias capilares, oligurias, complicaciones del sistema nervioso central, shock y colapso circulatorio. La mortalidad en casos graves oscila entre el 30 y el 50%.

Modo de transmisión: el reservorio naturales el roedor peridoméstico Mastomys natalensis, frecuente en el área occidental del continente africano. El modo de transmisión al hombre sería a través de la orina, excretas y sedrediones de roedores infectados. Wylff (1975) determinó la infección natural en Rattus rattus, lo que le confiere carácter de reservorio.

Situación epidemiológica: Enfermedad restringida al Africa Occidental. Según se ha demostrado en los brotes ocurridos en hospitales como consecuencia de la internación de enfermos con fiebre Lassa, se transmite fácilmente de hombre a hombre. Esto plantea la posibilidad de que se originen casos secundarios en otras partes del mundo a raíz de contactos con personas infectadas.

 

Fiebre espirilar

Agente etiológico: Spirillum minus.

Sintomatología humana: el inicio se presentaron fiebre, dolores musculares y cefalalgia que dan paso a una erupción maculopapulosa. La mordedura de rata notificada por el paciente en los días anteriores a la aparición de los síntomas es de gran valor diagnóstico. La mortalidad asciende al 10 % en casos no tratados.

Modo de transmisión: por mordedura de roedores, principalmente Rattus norvegicus y Rattus rattus. Más raramente la vía de transmisión puede estar dada por el contacto con secreciones nasales y bucales del animal infectado.

Situación epidemiológica: Predominante en Japón y Asia.

 

Fiebre estreptobacilar

Agente etiológico: Streptobacillus moniliformis

Sintomatología humana: por lo general el paciente tiene antecedentes de mordedura de rata en los 10 días previos, cuyo daño mecánico cicatriza normalmente. El comienzo es violento y consiste en escalofríos, fiebre, cefalalgia y dolores musculares. Poco después aparece una lesión maculopapulosa. En casos no tratados puede presentarse endocarditis bacteriana y abscesos focales. La letalidad se ubica entre el 7 y el 10%.

Modo de transmisión: por las secreciones de boca, nariz o saco conjuntival del animal infectado, pero con más frecuencia se produce por la mordedura. Rattus norvegicus y Rattus rattus son los responsables de casi la totalidad de los casos notificados.

Situación epidemiológica: De distribución mundial. No se han notificado casos humanos en Chile y Argentina.

Fiebre hemorrágica de omsk

Agente etiológico: Flavivirus.

Sintomatología humana: El comienzo es brusco y se caracteriza por la aparición de fiebre, dolores lumbares, diarrea y vómitos. Hay hemorragias rn las encías, nariz, tracto gastrointestinal, útero y pulmones. La mortalidad varía entre el 1 y el 10% de los casos.

Modo de transmisión: por picaduras de garrapatas infectadas de las especies Dermacentor pictus y Dermacentor marginatus. Los roedores conforman el principal reservorio de la enfermedad.

Situación epidemiológica: Se han registrado casos humanos en las estepas del Oblast de Omsk, Siberia.

Fiebre equina venezolana

Agente etiológico: Alfavirus

Sintomatología humana: las manifestaciones clínicas son similares a las de la influenza: cefalalgia, escalofríos, mialgia, fiebre dolores retroobitarios, náuseas y vómitos. La mayoría de las infecciones son relativamente leves y duran de 3 a 5 días.

Modo de transmisión: por la picadura de mosquitos infectados de los géneros Aedes, Mansonia, Psorophora, Haemagogus, Sabethes y Anopheles. El ciclo roedor-mosquito mantiene el virus.

No se registran datos sobre la intervención de Rattus spp. en la transmisión de la enfermedad.

Fiebre hemorrágica con síndrome renal

Agente etiológico: virus hantaan.

Sintomatología humana: enfermedad infecciosa aguda caracterizada por un comienzo febril abrupto de 3 a 8 días de duración, cogestión conjuntival, anorexia, vómitos y manifestaciones hemorrágicas que comienzan luego del tercer día. El cuadro se completa con una insuficiencia renal que va desde un estado leve hasta un colapso renal agudo. La mortalidad supera el 5 %

Modo de transmisión: mediante excretas y secreciones de Rattus norvegicus y Rattus rattus. En 1982, Maitztegui (1983) detectó por primera vez en Argentina anticuerpos antihantavirus en ratas capturadas en los puertos de Buenos Aires y Mar del Plata. En el año 1997 se produjo un caso, no confirmado oficialmente, en la ciudad de Rosario. Situación epidemiológica: Originariamente, la OMS estableció la distribución de la enfermedad en una amplia región del Asia central y septentrional. Luego se notificaron casos en Europa oriental y los Estados Unidos. En Argentina, su aparición dataría de principios de los ochenta. Cabe señalar que esta enfermedad, desde el punto de vista epidemiológico, no posee relación con la responsable de los brotes ocurridos en Orán (Salta) y el Bolsón (Río Negro), transmitida por roedores silvestres y cuyo agente etiológico pertenece a otra cepa viral.

 

Giardiasis

Agente etiológico: Giardia intestinalis.

Sintomatología humana: la mayor parte de las infecciones son subclínicas. La sintomatología consiste en diarrea y meteorismo, con dolor abdominal. La fase aguda de la enfermedad dura de 3 a 4 días.

Modo de transmisión: el hombre es el principal reservorio y la fuente de transmisión está constituida por los quistes de parásitos contenidos en sus heces. Rattus norvegicus ha podido ser infectada experimentalmente por quistes de Giardia intestinalis, por lo que se presume que su intervención en la difusión de la enfermedad es cierta. Tanto Rattus rattus como Rattus norvegicus poseen una alta carga de Giardia muris, especie que no ha sido consignada como causante de infecciones humanas.

Situación epidemiológica: en los países en desarrollo la giardiasis es endémica y la transmisión continúa.

Himenolepiasis

Agente etiológico: Hymenolepis nana, Hymenolepis diminuta.

Sintomatología humana: la ocurrencia de himenolepiasis predomina en niños. En un gran número de casos la parasitosis es asintomática: en otros, con gran carga parasitaria, se evidencian trastornos gastrointestinales tales como náuseas, vómitos, dolores abdominales y diarreas. A estas infecciones también se han atribuido síntomas nerviosos (irritabilidad, desasosiego y sueño intranquilo) y alérgicos (prurito anal y nasal).

Modo de transmisión: el reservorio natural de H. nana es el propio hombre. La contribución de los roedores a la parasitosis humana podría consistir en la contaminación fecal de los alimentos. El reservorio natural de H. diminuta son los roedores, sobre todo las ratas. El hombre solo se infecta en forma accidental. Numerosos artrópodos actúan como huésped intermediarios y como tales pueden actuar algunas pulgas ( X, cheopis, Ceratophylus fasciatus, Leptopsylla musculi). El hombre puede ingerir inadvertidamente estos insectos albergando cisticercoides (Gallego Berenguer, 1959) Rossi (1990), mediante examen parasitológico de ratas provenientes del puerto de Buenos Aires, obtuvo porcentajes de parisitación del 43% para Hymenolepis diminuta y del 17 % para Hymenolepis nana. Coto (1992) extendiendo el estudio a animales procedentes de varios sectores de la ciudad, estableció porcentajes del 72,48 % para Hymenolepis diminuta y del 43,28% para Hymenolepis nana.

Situación epidemiológica: la distribución de ambas especies es mundial. La cestodiasis humana más frecuente es causada por Hymenolepis nana. Las prevalencias más altas se encuentran en las poblaciones infantiles del sur de Europa, norte de Africa, Medio Oriente, India y América Latina. Hymenolepis diminuta es un cestodes común en roedores y poco frecuente en el hombre. El número total de casos registrados varía, según la fuente, entre 200 y 400. La infección se ha comprobado en 10 países latinoamericanos, Italia, Bélgica, Australia y Asia.

Leishmaniasis cutánea

Agente etiológico: Leishmania spp.

Sintomatología humana: la enfermedad se presenta en varias formas clínicas y afecta sólo a la piel o a al piel y las mucosas. La especie presente en Argentina, Leishmania brasiliensis, es responsable de un cuadro mucocutáneo que se inicia con una lesión en forma de pápula que puede evolucionar hacia una úlcera indolora. Un rasgo característico de los pacientes no tratados es la aparición de lesiones en el tabique nasal, boca y nasofaringe. Estas metástasis causan una gran destrucción de los tejidos afectados.

Modo de transmisión: en América, los reservorios son los animales silvestres. La infección se transmite de un animal a otro por medio de los géneros Lutzomya y Psychodopygus. El hombre se infecta de modo accidental al penetrar en áreas enzóoticas y ser picado por flebótomos. Sin embargo en Brasil se han encontrado Rattus rattus infectadas, lo que hace suponer que esta especie desarrollaría un papel de enlace entre el ciclo selvático y el peridoméstico.

Situación epidemiológica: ocurre en América, desde el sur de México hasta el norte de la Argentina. En Eurasia se conocen áreas endémicas en el litoral del Mediterráneo, Oriente Medio, varias Repúblicas de la ex Unión Soviética, norte de China e India. Se estima que cada año tienen lugar 400.000 casos de leishmaniasis cutánea. La Organización Mundial de la Salud la ha incluido entre las seis enfermedades tropicales más importantes.

Leishmaniasis visceral

Agente etiológico: Leishmania donovani.

Sintomatología humana: el protozooario invade el sistema reticuloendotelial y ocasiona una reticuloendoteliosis. Los pacientes presentan tos, diarrea y síntomas de infecciones intercurrentes. La enfermedad se caracteriza por la esplenomegalia y más tarde por la hepatomegalia. En pacientes no tratados la mortalidad es muy alta.

Modo de transmisión: los reservorios son mamíferos vertebrados y los vectores, insectos de los géneros Phlebotumus y Luzomya. Rattus rattus ha sido encontrada en Sudán desempeñando el papel de reservorio (Acha y Szyfres,1986). Dulaimi y Monhsen (1989), a 80 kilómetros al Oeste de Bagdad (Irak), recolectaron ejemplares de tres especies de flebótomos vectores, alojados en nidos de Rattus rattus. Las implicaciones ecológicas y epidemiológicas de este hallazgo no fueron analizadas por los autores aunque, es de suponer, que Rattus rattus contribuiría, en esta circunstancia, a mantener el ciclo biológico del vector.

Situación epidemiológica: Las áreas endémicas se distribuyen por todo el mundo, destacándose las compuestas por India, Nepal y China, por la costa europea y africana y africana del Mediterráneo, por diversos países del Asia central y por Brasil, norte de Argentina y Paraguay.

 

Leptospirosis

Agente etiológico: Leptospira interrogans.

Sintomatología humana: se presentan fiebre, cefalalgia, escalofríos, malestar intenso, vómitos, mialgia y conjuntivitis. Puede haber ictericia, anemia hemolítica e insuficiencia renal. El cuadro clínico dura de pocos días a tres semanas. La letalidad es baja.

Modo de transmisión: por contacto de la piel con agua, suelo húmedo o vegetación contaminadas con orina de animales infectados. Rattus rattus y Rattus norvegicus sirven de huéspedes portadores, cumpliendo un importantísimo papel en la epidemiología de la enfermedad. Webster y Col. (1995) encontraron un nivel de infestación del 14% en Rattus norvegicus procedentes de once granjas de Gran Bretaña.

Situación epidemiológica: es de distribución mundial. El Ministerio de Salud de Brasil notificó, para los períodos comprendidos entre 1895 y 1993, 20.341 casos humanos ocurridos en el país. En Argentina, Castro (1990) afirma que el subregistro alcanza muy altos niveles.

Melioidosis

Agente etiológico: Pseudomonas pseudomallei.

Sintomatología humana: presenta gran variedad de manifestaciones clínicas que van desde una infección inaparente hasta una septicemia fulminante mortal. El cuadro clínico puede ser semejante al de la tuberculosis o al de la fiebre tifoidea.

Modo de transmisión: por contacto con tierra o agua contaminada. Las ratas sinantrópicas participan en la propagación de la enfermedad mediante el transporte del agente infeccioso y, probablemente, constituyéndose en reservorios.

Situación epidemiológica: Se han notificado casos humanos en Asia sudoriental, Centroamérica, norte de Sudamérica, Corea, Filipinas, Turquía, Irán y nordeste de Australia.

Meningoencefalomielitis

Agente etiológico: Arenavirus.

Sintomatología humana: la sintomatología es variable. En los casos registrados se observó fiebre y afección del sistema nervioso central con una placentosis linfocitaria y en algunos casos, parálisis. Los pacientes se recuperan al cabo de 4 ó 5 días.

Modo de transmisión: se ha señalado a los roedores, especialmente al género Rattus, como los principales reservorios del virus y se ha indicado que éste es eliminado por secreciones nasales, orina, excrementos y semen. La transmisión al hombre probablemente tenga lugar a través de alimentos contaminados. Fue comprobado que el 32,7 % de las Rattus norvegicus examinadas en Egipto Albergaba el parásito (Yousif e Ibrahim, 1978).

Situación epidemiológica: el virus fue aislado en pacientes humanos en Tailandia, Vietnam, China, Madagascar, Egipto, Filipinas, Alemania, Uganda, Países Bajos y Estados Unidos. La presencia de anticuerpos en sueros humanos procedentes de varias regiones indicaría que la enfermedad es más común de lo que se cree y que transcurre de modo asintomático.

Neumocitosis

Agente etiológico: Pneumocystis carinii.

Sintomatología humana: en niños, se caracteriza por neumonía intersticial progresiva, con cianosis, hipoxia y taquinea. En adulto inmunodeprimidos se instala bruscamente con fiebre, taquinea, tos. La enfermedad es generalmente mortal.

Modo de transmisión: hay hechos que sugieren que puede transmitirse de hombre a hombre y de roedores a hombre. En Checoslovaquia, se ha demostrado que en las casas de pacientes humanos, el índice neumocístico de los roedores fue alto.

Situación epidemiológica: Ocurre en niños menores de 4 meses de edad y en adultos inmunoincompetentes. Su incidencia aumentó a raíz de la epidemia de SIDA.

 

Peste

Agente etiológico: Yersinia pestis.

Sintomatología humana: es una zoonosis propia de las ratas y de sus pulgas. En los casos humanos, el primer síntoma está dado por una adenitis en los ganglios que reciben el drenaje del lugar de la picadura de la pulga. Los ganglios afectados se hinchan y son dolorosos al tacto (peste bubónica). La enfermedad puede avanzar hacia la peste septicémica, con diseminación en diferentes partes del cuerpo. A consecuencia de la afección secundaria pulmonar, puede ocurrir neumonía grave con mediastinitis y efusión pulmonar (peste neumónica). En casos no tratados, la mortalidad en la peste bubónica alcanza al 50 %, mientras que, en la septicémica y la neumónica, asciende al 95 – 100%.

Modo de transmisión: por picadura de pulgas infectadas, por manipulación de tejidos animales infectados o por aire contaminado, en el caso de la peste neumónica. En todos los casos, Rattus norvegicus y, en especial, Rattus rattus los reservorios urbanos y periurbanos de la patología.

Situación epidemiológica: la peste continúa presente en varias regiones del planeta. Entre ellas deben mencionarse: Estados Unidos, América del Sur, la mitad norte de Africa, Cercano Oriente, Indonesia y Asia sudoriental y central.

El último brote registrado en Brasil se produjo en Paraíba en 1989 con 400 casos. En 1996 se notificaron 73 casos en India.

Railletiniasis

Agente etiológico: Railletina demerariensis, Railletina celebensis.

Sintomatología humana: la infección se presenta sobre todo en niños y consiste en diversos trastornos digestivos.

Modo de transmisión: El reservorio de la infección son los roedores. Coto (1992) ha encontrado huevos de Railletina sp. En tractos digestivos de Rattus norvegicus, en Buenos Aires. En Bombay, India, se encontraron 5 % de Rattus rattus infectadas.

Situación epidemiológica: se han notificado casos humanos en Ecuador, Cuba, Honduras, Taiwán, Japón, Australia, India, Filipinas, ex Unión Soviética, Tailandia y Africa sudoriental.

Rickettsiosis

Agente etiológico: Rickettsia akari.

Sintomatología humana: es de curso benigno y se caracteriza por una lesión cutánea en el lugar de la picadura del ácaro Liponyssoides sanguineus. Hay un período febril caracterizado por escalofríos, cefalalgia mialgia y sudoración abundante. Entre el primero y el cuarto día de fiebre aparece una lesión maculopapulosa que desaparece después de una semana.

Modo de transmisión: el reservorio principal está constituido por los roedores sinantrópicos. El agente etiológico es transmitido por el ácaro de un roedor a otro y, eventualmente, al hombre.

Situación epidemiológica: La enfermedad se registró por primera vez en la ciudad de Nueva York en el año 1946, donde se notificaron 180 casos. En la actualidad no se tiene una dimensión exacta de su prevalencia e incidencia.

Salmonelosis

Agente etiológico: Salmonella spp.

Sintomatología humana: enfermedad cuya manifestación clínica más común es la gastroenteritis aguda, dolores abdominales, diarrea, náuseas y vómitos. La anorexia y las heces líquidas persisten durante varios días. La muerte es poco frecuente.

Modo de transmisión: por ingestión de alimentos contaminados. Las ratas sinantrópicas son uno de los principales reservorios.

Situación epidemiológica: es de distribución mundial. La falta de un diagnóstico preciso y su evolución subclínica hacen difícil estimar su prevalencia. Un 10,3 % de los ejemplares de Rattus norvegicus capturados en Saigón se mostraron infectados (Nguyen, 1974) y un 30,8% en Noruega (Guinee, 1963).

 

Tifus africano transmitido por garrapatas

Agente etiológico: Rickettsia conorii.

Sintomatología humana: enfermedad febril benigna o moderadamente grave con un máximo de dos semanas de duración, caracterizada por una lesión primaria en el sitio donde pica la garrapata, que evoluciona hacia una lesión maculopapular después del quinto día. Finalmente se produce una erupción maculopapular eritematosa generalizada. La mortalidad es inferior al 3%.

Modo de transmisión: principalmente por picadura de la garrapata Rhipecephalus sanguineus. Se sospecha de la existencia de otras especies vectoras. La participación de Rattus spp. como reservorio ha sido demostrada.

Situación epidemiológica: la enfermedad afecta a todo el continente africano, India y a las regiones cercanas a los mares Mediterráneo, Negro y Caspio.

Tifus americano transmitido por garrapatas

Agente etiológico: Rickettsia rickettsii.

Sintomatología humana: se inicia con un estado febril que dura de 2 a 3 semanas, artralgia, cefalalgia, escalofríos y congestión conjuntival. Cerca del tercer día aparece una lesión maculopapular en las extremidades que se extiende a todo el cuerpo. Las petequias y hemorragias son frecuentes. La mortalidad en ausencia de tratamiento específico alcanza el 20 %

Modo de transmisión: por picadura de una garrapata infectada de la especie Dermacentor variabilis, Dermacentor andersoni y Amblyomma americanum, todas ellas frecuentes en América del Norte. En Sudamérica, la especie más común es Amblyomma cajennense. La presencia de estos artrópodos como ectoparásitos de las ratas sinantrópicas es un hecho y, por tanto, el papel epidemiológico desarrollado por estas últimas resulta evidente.

Situación epidemiológica: la patología se distribuye en los Estados Unidos, México, Panamá, Costa Rica, Colombia y Brasil.

Tifus de las malezas

Agente etiológico: Rickettsia tsutsugamushi.

Sintomatología humana: fiebre, dolor de cabeza, congestión conjuntival, dolores generalizados y linfadenopatía generalizada. Después de la primera semana de fiebre aparece una erupción macular. En pacientes no tratados puede producirse complicaciones cardíacas, respiratorias o encefálicas. La letalidad varía entre el 0 y el 30 por ciento.

Modo de transmisión: los vectores más importantes son los ácaros del género Leptotrombidium. Los ácaros adultos se encuentran en las malezas (de allí deriva el nombre de la enfermedad), mientras que las larvas parasitan huéspedes vertebrados, a los que transmiten la infección. El ser humano contrae la enfermedad cuando penetra a los focos naturales. En un estudio realizado en dos comunidades de Malasia, la incidencia se aproximó al 4 % (Brown y col, 1978).

Situación epidemiológica: E y SE de Asia, India, Pakistán, norte de Australia e islas del Pacífico oriental.

Tifus de Queensland transmitido por garrapata

Agente etiológico: Rickettsia australis.

Sintomatología humana: clínicamente similar a la anterior.

Modo de transmisión: a través de la picadura de la garrapata Ixodes holocyclus. La participación de las ratas ha sido comprobada reiteradamente.

Situación epidemiológica: Se han registrado casos humanos en Queensland, Australia.

 

Tifus siberiano transmitido por garrapata

Agente etiológico: Rickettsia sibérica.

Sintomatología humana: similar a los demás tifus transmitido por garrapatas,

Modo de transmisión: mediante la picadura de las garrapatas de los géneros Dermacentor y Hamaephysalis, que infectan a roedores salvajes, y ocasionalmente, al género Rattus, en el que fue aislado el virus. (Carvalho Neto, 1984)

Situación epidemiológica: circunscripta a la región asiática de la ex Unión Soviética.

Tifus murino

Agente etiológico: Rickettsia typhi.

Sintomatología humana: cefalalgia, escalofríos, postración y dolores generalizados son los síntomas más frecuentes. Entre el quinto y sexto día se presentan lesiones maculares en todo el cuerpo. Sin tratamiento, la letalidad no supera el 2 por ciento.

Modo de transmisión: Xenopsylla cheopis, la pulga de la rata, defeca rickettsias mientras se alimenta de sangre y así contamina el lugar de la picadura.

Situación epidemiológica: La distribución es mundial. Su prevalencia aumenta en las áreas con alta infestación murina. En Kuwait, entre Abril y Agosto de 1978 ocurrieron 254 casos entre personas de clase socioeconómica baja con sus domicilios invadidos por ratas (Al-Awadi y col., 1982).

Toxocariasis

Agente etiológico: Toxocara cati.

Sintomatología humana: La infección humana se produce por larvas de Toxocara y la ubicación es extraintestinal. Las larvas de los huevos ingeridos que se liberaron en el intestino, migran hacia diferentes tejidos y órganos, donde pueden permanecer durante mucho tiempo. En la mayor parte de los casos, las infecciones son leves y asintomáticas. En las manifestaciones clínicas, variables y dependientes del número de larvas, el signo más notorio es la eosinofia crónica. En las primeras etapas de la enfermedad son frecuentes la hepatomegalia y la neumonitis. Las reinfecciones frecuentes afectan de modo simultáneo al hígado y a los pulmones. También existe una forma ocular que provoca descenso progresivo de la visión

Modo de transmisión: los gatos de cualquier edad pueden infectarse al ingerir roedores infectados con larvas contenidas en sus órganos y tejidos. Coto (1992) notificó presencia de huevos de Toxocara cati en el 3,37 por ciento de las ratas Rattus norvegicus examinadas en Buenos Aires. Las heces eliminadas por los gatos, contaminan el suelo, que es la fuente de infección para el hombre.

Situación epidemiológica: la distribución de la enfermedad es mundial. La prevalencia de la infección humana es poco conocida, ya que su notificación no es obligatoria, los signos clínicos son inespecíficos y el diagnostico es de difícil confirmación en el laboratorio.

Toxoplasmosis

Agente etiológico: Toxoplasma gondii.

Sintomatología humana: en general, es subclínica. La infección intrauterina es la más grave. La infección del feto se produce por vía diaplacentaria por parasitemia materna. En este caso, el cuadro clínico se define por retinocoroiditis, hidrocefalia, convulsiones y calcificación intracerebral. Las secuelas de la infección prenatal son múltiples (retardo neuropsíquico, coriorretinitis, microcefalia, epilepsia, sordera).

Modo de transmisión: Rattus rattus y Rattus norvegicus se encuentran entre las 200 especies mamíferas que sirven de huéspedes intermediarios. Los gatos y otros félidos silvestres, huéspedes definitivos, se infectan al ingerir roedores cuyo tejidos contienen quistes con bradizoitos y eliminan, en sus excrementos, ooquistes. Estos esporulan en el medio y permanecen allí durante largo tiempo. El hombre toma contacto con ellos y se infecta.

Situación epidemiológica: La infección es muy común pero la enfermedad clínica es poco frecuente. Se estima que un tercio de la población mundial posee anticuerpos para el parásito.

 

Tripanosomiasis americana

Agente etiológico: Trypanosoma cruzi

Sintomatología humana: la parasitosis produce dilataciones viscerales y trastornos de la movilidad muscular. Se destaca especialmente, la incidencia de dilataciones cardíacas. El cuadro anatomopatológico siempre es más frecuente e importante que la repercusión clínica, o electrocardiográfica. Desde el punto de vista clínico, lo más importante son las arritmias auriculares, entre las que predomina la taquicardia. Un alto número de casos agudos mejora, el resto pasa a una etapa subaguda asintomática u oligosintomática, descubierta generalmente en exámenes rutinarios de saluad. La arritmia es la manifestación clínica más importante en esta fase. En una tercera fase que por lo general se origina diez o más años después de producida la infección, llega la cardiopatía chagásica crónica, cuya manifestación clínica más relevante es la insuficiencia cardíaca conngestiva.

Modo de transmisión: Por picadura del Hemíptero hematófago Triatoma spp., cuyas deyecciones, eliminadas en el momento de la alimentación, contienen tripanosomas infectantes. Las ratas se encuentran entre los reservorios animales. En Panamá y Costa Rica, Rattus rattus aparece como el principal reservorio domiciliario.

Situación epidemiológica: el área endémica comprende América Central y América de Sur.

Triquinosis

Agente etiológico: Trichinella spiralis.

Sintomatología humana: la enfermedad comienza con cuadros febriles y cefaleas. A los 7 – 10 días, aparece parálisis facial (primordialmente parpebral) La mortalidad es estimada en un 7 por ciento de los casos.

Modo de transmisión: Por ingesta de carne cruda o poco cocida con quistes viables, principalmente de cerdo. Las ratas son los reservatorios por excelencia.

Situación epidemiológica: Los países centrales han disminuido notoriamente la incidencia de la patología gracias a los exigentes controles sanitarios implementados. En Sudamérica, la triquinosis sigue siendo frecuente. En Argentina, en el área endémica compuesta por el sur de la provincia de Buenos Aires, se notificaron 700 casos hasta mediados de 1992 (Valiñas, 1996). Registros posteriores indican 37 casos ocurridos en 1994; 102, en 1995 y 160, en el año 1996.

Tularemia

Agente etiológico: Francillela turalensis.

Sintomatología humana: con mayor frecuencia se presenta en forma de úlcera indolora, acompañada de tumefacción de los ganglios linfáticos regionales.

Modo de transmisión: Por inoculación directa al manipular animales infectados o por picaduras de garrapata de los géneros Dermacentor y Amblyomma. Las ratas se encuentran entre los animales que actúan como reservorios.

Situación epidemiológica: se han registrado casos en los Estados Unidos, Europa y Asia.

Fuente: Bayer Environmental Science Chile
http://www.environmental.bayercropscience.cl/rattus.asp

Volver

Mailing

Reciba periódicamente novedades sobre BO en su email

Encuesta

Hacked by Adamaya
  Me encanta!, es lo mas!
  Si, ta lindo
  Se, safa
  Mmmm, q se yo
  Na, ni ahi
» Ver resultados

Estadisticas SOS

  • Argentina
  • (4873)
  • España
  • (1062)
  • México
  • (717)
  • Colombia
  • (337)
  • Chile
  • (291)
  • (220)
  • Estados Unidos
  • (215)
  • Venezuela
  • (191)
  • Perú
  • (173)
  • Uruguay
  • (145)

    Consultas por Plagas

  • Plaga no identificada
  • (2448)
  • Cucarachas
  • (542)
  • Murciélagos
  • (411)
  • Ratas
  • (354)
  • Chinche de cama
  • (343)
  • Palomas
  • (278)
  • (264)
  • Lagartijas
  • (262)
  • Bicho taladro
  • (238)
  • Arañas
  • (217)
    Copyright 2006 BichosOnline.com.ar - All rights reserved
    Director: Lic. Martín Carlos Ramírez Peirano
    Términos y Condiciones de Servicio